30 años de la aparición del WWW. Su creador nos pide hacer una red mejor.

El 12 de marzo de 1989 se creó el WWW (World Wide Web) , hay que recordar que el internet y el WWW son cosas totalmente diferentes, para simplificar las cosas el internet es todo desde el cual nos conectamos desde cualquier parte del mundo al servicio de correo electrónico, redes sociales y por supuesto a la World Wide Web.

La WWW si nos atenemos a la definición es el sistema de servidores de internet que soporta especialmente documentos formateados, creados en un lenguaje llamado HiperText Markup Language, el famoso HTML. Este lenguaje soporta enlaces a otros documentos (los links o hipervínculos) en formatos como imagen, video, audio. 

Para ser más claros en su concepto la World Wide Web, en esencia, esa parte de internet a la que accedemos a los navegadores que tienen entre sus principales exponentes de la actualidad a Chrome, Edge y Safari, por mencionar algunos. Aunque a lo largo de la historia han pasado (a la posteridad) nombres como Netscape Navigator y Explorer, por mencionar otros tantos.

Hoy, en la celebración de los 30 años de la World Wide Web, el científico que la inventó publica una reflexión sobre lo lejos que ha llegado el mundo y lo lejos que todavía le falta por llegar, 

“Y aunque Internet ha creado oportunidades, ha dado voz a los grupos marginados y ha facilitado nuestras vidas cotidianas, también ha engendrado oportunidades para los estafadores, ha dado voz a los que difunden el odio y ha facilitado la comisión de todo tipo de delitos”, afirma Tim Berners-Lee, ahora con 63 años de edad.

Los fenómenos a los que se refiere Berners-Lee trascienden hoy los alcances de la WWW y se presentan también en otros espacios de la Red, especialmente en las redes sociales. De hecho, la invitación del padre de la red también trasciende los límites de la World Wide Web:

“Con el telón de fondo de las noticias sobre el uso incorrecto de Internet –añade–, es comprensible que mucha gente tenga miedo y no esté segura de que la Red sea realmente buena. Pero teniendo en cuenta lo mucho que ha cambiado en los últimos 30 años, resultaría derrotista y poco imaginativo suponer que Internet, tal y como lo conocemos, no se pueda cambiar para mejor en los próximos 30. Si renunciamos a crear una Red mejor, la Red no nos habrá fallado, sino que nosotros le habremos fallado a la Red.

Podríamos hacerle caso y hacer, entre todos, una Red mejor…

Deja una respuesta